Alalá

Hemos realizado un taller de graffiti con jóvenes de Pola de Siero en el Centro Social Llar el Mataderu.

Dinámica del taller de Graffiti

Entre todas decimos pintar la palabra ALALÁ, que significa felicidad en caló (idioma del pueblo gitano) ya que el Centro Social Llar el Mataderu es un espacio de convivencia entre las diferentes culturas que habitan Pola de Siero, y el taller estaba organizado por la Asociación Mistós Espacios Gitanos de Participación Sociocultural.

Después de tener el concepto principal para la pintada, empezamos a proyectar y recortar las letras para pegarlas en la pared.

Actualmente el graffiti despierta pasión entre las/los jóvenes y al acercarse, fácilmente pueden sentir frustración, ya que para nada es una técnica sencilla, requiere de mucha experiencia y habilidad. Por lo que nosotrxs, últimamente, estamos impartiendo talleres en los que se sientan a gusto probando la técnica sin ninguna pretensión, dejándolos fluir con los sprays, guiándolos a través de consejos de utilización y estéticos. Usamos la técnica que nosotros llamamos aprender manchando.

Pintando formas de colores directamente sobre la pared aprenden las relaciones entre los colores, a hacer trazos anchos, finos, definidos, difuminados y rellenos sin necesidad de frustrase ya que la técnica aplicada de esta manera es totalmente libre. De manera lúdica van aprendiendo poco a poco el comportamiento tan peculiar que tienen los sprays.

Después de una sesión enfocada a la práctica del ensayo y error ya se sienten más capaces de plasmar lo que realmente necesitamos pintar y tras explicar el concepto de gama de colores podemos enfrentarnos al muro con nuestras nuevas habilidades para gestionar conceptos de figura/fondo y detalles.

Al utilizar una reserva de las letras con la palabra que queremos pintar se desvanecen los miedos de cómo va a quedar, se les explica y viven que el graffiti es una técnica de multiplicación de capas por lo que si nos equivocamos, lo que tenemos que hacer es simplemente volver a intentarlo otra vez encima del “error” hasta que nos satisfaga el resultado.

Cuando damos por terminada la pintada quitamos las letras de papel pegadas a la pared y el resultado final salta a la vista.